1

Runas Lee Sin

El Monje Ciego • Platinum+
14,9 %
% Selección
50 %
% Victorias
4,2 %
% Bloqueo
67,9 mil
Partidas

Fuerte contra

59,2 %
1407
57,0 %
1394
54,7 %
1193
54,5 %
1319
54,2 %
857

Débil contra

46,0 %
2444
46,2 %
2707
46,4 %
785
46,9 %
1495
47,0 %
1391

Hechizos de invocador

50,1 %
67.840 Partidas

Objetos iniciales

50,2 %
47.694 Partidas

Objetos escenciales

60,0 %
4982 Partidas

Objetos de juego tardío

61,4 %
63,5 %
64,5 %

Prioridad de habilidades

Q
W
E
53,4 %
28.009 Partidas
2
4
5
7
9
 
1
8
10
12
13
 
3
14
15
17
18
 
6
11
16
 

lolvvv Runas Lee Sin

Runas Lee Sin

Precisión

0 %
0 %
0 %
100 %
0 %
100 %
0 %
44 %
56 %
0 %
49 %
1 %
50 %

Inspiración

0 %
99 %
0 %
1 %
0 %
0 %
100 %
0 %
0 %
Offense
0 %
Offense
100 %
Defense
0 %
Offense
100 %
Flex
0 %
Flex
74 %
Offense
0 %
Flex
0 %
Flex
26 %

opgg Runas Lee Sin

Mayor tasa de selección

31,5 %

Precisión

Inspiración

Offense
Offense
Defense
Offense
Flex
Flex
Offense
Flex
Flex

Mayor tasa de victoria

54,2 %

Dominación

Brujería

Offense
Offense
Defense
Offense
Flex
Flex
Offense
Flex
Flex

Tips para aliados

Usa Onda sónica antes de Ira del dragón para poder perseguir al objetivo con Golpe resonante.

Aprovecha Ráfaga usando ataques básicos entre los lanzamientos de conjuros. De esta forma mejorarás el daño infligido y reducirás la pérdida de energía.

Usar Salvaguarda y Voluntad de hierro sobre sí mismo viene muy bien para matar monstruos neutrales (en la jungla).

Tips para enemigos

Que el equipo se mantenga separado para minimizar el impacto de la habilidad definitiva de Runas Lee Sin, Ira del dragón.

Runas Lee Sin es frágil contra daño físico y mágico, pero tiene en Voluntad de hierro e Incapacitar armas poderosas para combatir.

Runas Lee Sin depende mucho de encadenar sus habilidades. Usa incapacitaciones para evitar que encadene sus habilidades y ataques.

Runas Lee Sin, maestro de las artes marciales ancestrales de Jonia, es un luchador con principios que canaliza la esencia del espíritu del dragón para enfrentarse a cualquier desafío. Aunque perdió la vista hace muchos años, el monje guerrero ha dedicado su vida a proteger su hogar contra cualquiera que se atreva a alterar su sagrado equilibrio. Los enemigos que subestiman su actitud meditativa tendrán que vérselas con sus legendarios puños ardientes y sus fulgurantes patadas giratorias.